Más Bienaventurado Es Dar Que Recibir

2 Minuto(s) De Inspiradora Lectura

Verás, resulta que el otro día escuché eso de “más bienaventurado es dar que recibir” y me dejó pensando un rato sobre el tema.

Ciertamente, cuando damos nos sentimos MEJOR que cuando recibimos.

Lo que no quiere decir que te sientas mal cuando recibes.

Sobre todo si lo mereces porque te lo has currado.

Pero oye, dar algo a un ser querido y ver cómo brillan sus ojos llenos de agradecimiento ES IMPRESIONANTE.

Me viene a la mente cómo se alegró hace unos fines de semana nuestra hija porque la llevamos de sorpresa con sus abuelos a ver “Pica Pica” a un teatro.

Imagínate, ver EN DIRECTO a sus ídolos.

A aquel grupo musical infantil que ve en Youtube día sí y día también.

No hay palabras para describir ese sentimiento.

Ahora bien, veo muy importante inculcarles que la vida ES UN INTERCAMBIO.

Das y recibes, así de simple.

Yo siempre que me piden algo les pregunto eso de “¿y tú qué me das a mi?

Hasta ahora, lo más que he logrado es “un beso“, “un abrazo” o “una chuche“.

Que no está nada mal, porque aprenden a valorar que deben ser agradecidos y que, de nuevo, la vida es un intercambio.

Qué gran iniciativa enseñarles a los niños superación personal desde pequeños con valores como el esfuerzo y la constancia.

Creo que hace mucha falta hoy en día sobre todo a las generaciones que vienen y que, tengo la sensación, piensan únicamente en una parte de la ecuación de la vida: SUS DERECHOS.

Sin pensar en la otra parte que es la que da equilibrio: SUS OBLIGACIONES.

Esto va primero de DAR (cumplir obligaciones) para luego RECIBIR (exigir derechos), no al revés.

Y cuando digo “cumplir obligaciones” no me refiero a que algo sea “obligatorio”, sino a realizar el trabajo “obligatorio” para lograr las metas que cada uno se ponga en la vida para luego obtener las recompensas (“derechos”).

Vamos, que no confundamos lo que “alguien dice que es obligatorio” con el principio más genérico que es, como dije antes, DAR primero para RECIBIR después.

Es Por Ello Que Más Bienaventurado Es Dar Que Recibir…

Sembrar para luego recoger.

Vamos, sólo hay que mirar a la naturaleza para saber cómo funcionan las cosas.

¿No te parece?

Un fuerte abrazo,
Pablo García-Lorente

¡Gracias por tu visita! El propósito de Pablo es SOLUCIONAR PROBLEMAS IMPORTANTES a la mayor cantidad de gente posible OFRECIENDO la mejor información disponible con exigencia, optimismo, sencillez e integridad A CAMBIO DE crear su legado personal y ser feliz.

Esta web usa cookies para que navegues "cual lobo de mar". Más Información.

ACEPTAR
Aviso de cookies